Un día largo en Japón – 日本の長い一日

.
Un cielo azul de invierno, despejado, como cualquier otro día de marzo. El cielo azul del día 12 de marzo de 2011, el cielo azul de Japón.

En ese cielo azul no pasa nada, es un cielo azul como cualquier otro cielo azul de cualquier otro día, pero debajo de ese cielo azul … ya no es el mismo Japón.

No pienso poner fotos de ese día 11, de lo que ví en las calles, ni videos ni enlaces; todas esas imágenes las podrán ver a través de las noticias y otros blogs. No quiero poner las mismas cosas …

Sólo una foto del cielo azul del día 12 de marzo de 2011 …

.

Se movió mucho, muchísimo, pero muchísimo. La oficina está en la quinta planta. Nos escondimos debajo de nuestros escritorios; seguía moviéndose y parecía que no terminaba. Cuando se calmó un poco el temblor, vimos la oficina con todas las cosas por el suelo. Tristeza, miedo, pánico …

Bajando las escaleras para salir del edificio, nos dimos cuenta de que las plantas inferiores no se habían movido tanto como la nuestra porque la mayoría de las cosas estaban en su lugar, y la chica de la planta baja seguía trabajando como si nada, viendo las imágenes a través de un televisor.

Los trenes no funcionaban y muchos celulares tampoco, por eso fue imposible comunicarme con Okinawa, con las personas que quería comunicarme y con Nuria. Fue imposible.
Podíamos hacer dos cosas: pasar la noche en la oficina o volver a casa pero caminando. Algunas chicas se quedaron en la oficina pero una compañera y yo, pensamos ir hasta Shinjuku en ómnibus/autobus; estuvimos esperando una hora pero el ómnibus no aparecía, por eso nos fuimos a la larga cola de los taxis; con frío y miedo estuvimos esperando otra hora más. La cola se hacía más larga pero los taxis no venían.

Mi compañera y yo fuimos caminando hasta Shinjuku (una hora más o menos) con toda la gente que se dirigía al mismo lugar. En la estación nos separamos. Ella se fue caminado hasta su casa porque conocía el camino, pero yo no sabía cuál era el camino a casa y no quería caminar de noche por lugares que no conocía.

Me senté en una de las escaleras de uno de los grandes almacenes de Shinjuku para pasar la noche junto a muchas personas que, como yo, no podían volver a sus casas. Los empleados de la tienda nos ofrecieron cartones para poder sentarnos sobre ellos y no pasar frío y, la señora que estaba sentada a mi lado me dio unos biscochos que había comprado antes de que pasara lo que pasó. Hablamos, comimos en silencio y seguimos hablando. Jóvenes, gente mayor, amigos, compañeras de trabajo, estudiantes, todos sentados a la izquierda y derecha de la escalera en una fila de tres o cuatro, dejando lugar en el medio para que la gente pudiera subir y bajar. Había espacio para sentarse en el medio pero la gente que buscaba dónde sentarse, no se sentaba ahí porque no quería molestar el camino para subir o bajar. Tratamos de sentarnos un poco más juntitos para que pudieran sentarse más personas.
¿Me puedo sentar aquí? Gracias, gracias … ¿De dónde vienes? Nadie gritaba, nadie hablaba en voz alta, nadie lloraba. La gente estaba tranquila … ¿Por qué? , con el miedo que tenía yo, si yo tenía una ganas enormes de llorar, de gritar, de patalear, de correr. ¿Por qué?, pensé.

Necesitaba que me abrazaran, que me abrazaran fuerte pero muy fuerte, sin decir nada para que mi cabeza volviera a funcionar, a trabajar como siempre, que me abrazaran aunque sea unos minutos …

Uno de los empleados del almacén nos vino a decir que no podíamos pasar la noche sentados en las escaleras porque era peligroso y que nos iban a acompañar hasta el edificio del Gobierno Metropolitano de Tokyo, que había abierto las puertas para las personas que no podían regresar a sus casas. Miles de personas caminando hacia un mismo lugar, ciudadanos sin casa yendo de un lugar a otro. Me dieron ganas de llorar, pero no lloré. Yo quería quedarme allí, en las escaleras, esperando hasta que los trenes empezaran a funcionar o volver a casa caminando de alguna manera pero de día. Todos pensábamos igual, lo estuvimos hablando, pero nadie se atrevió a decírselo a los empleados del almacén. Yo tampoco. Los empleados se habían puesto unas camperas brillantes para que sirvieran de guía y la gente pudiera seguirles hasta el edificio del Gobierno Metropolitano. Ellos, los empleados, no tenían por qué hacer eso, no tenían por qué acompañarnos hasta el edificio, con sólo decir dónde estaba y cómo teníamos que ir era suficiente. Pero nos acompañaron a todos, a miles de personas. ¿Por qué? Si ellos también tenían miedo, si ellos también tenían familia, si ellos también querían volver lo más pronto posible a sus casas. Pero me sentí tranquila con ellos. y pensé en lo egoísta que era. Cuídense mucho … fueron sus palabras cuando llegamos y volvieron al almacén, para cuidar también de su gente, de sus empleados.

En el edificio nos dieron cartones para poder sentarnos en el suelo. Las sillas y sillones ya estaban ocupados por las personas que habían llegado antes que nosostros. Todos corrieron hasta el lugar para conseguir esos cartones; a pesar de que los empleados decían que había para todos, nadie escuchaba. Uno de ellos dejó de repartirlos y dijo en voz alta: un cartón por persona y formen una cola aquí. Y lo hicieron sin chistar, todo en orden, todos tranquilos. ¿Por qué nadie decía yo soy el primero, yo vine antes que tú, no empujes o cosas parecidas?
Me senté al lado de dos chicas jóvenes que vivían mucho más lejos que yo. Me dieron caramelos y yo les di unos chocolates (que siempre llevo en el bolso), y el joven sentado a mi izquierda, me consiguió, no sé de dónde, otra caja de cartón para poder tapar mis piernas y no pasar frío.

Larga cola para ir al baño y larga cola para llamar por los teléfonos públicos porque los celulares no funcionaban. Cada diez minutos, los empleados nos informaban sobre los tranportes públicos, los trenes que habían empezado a funcionar; de a poco, volvía la tranquilidad, o eso creíamos …

Por primera vez pudimos ver las imágenes del desastre en las grandes pantallas del edificio del Gobierno, las imágenes de nuestro Japón …

A las doce y media de la noche, nos comunicaron que nuevas líneas de trenes empezaron a funcionar. Podía regresar a casa. Me despedí de las chicas, del joven y salí del edificio hacia la estación. Hacía mucho frío, pero no estaba sola porque había mucha gente que iba al mismo lugar. Falta poco

El tren iba muy despacio, con una velocidad que no era la normal; llegué a casa a la una y media. Mi casa seguía en pie, se habían caído algunas cosas pero seguía ahí, esperándome, y todos ustedes también, esperándome …

Al ver los comentarios y la cantidad de correos que me llegaron, me puse a llorar. Lamento no poder contestar a nadie pero lo haré una vez pueda respirar con tranquilidad.

No pude dormir bien, no pude comer nada. Se movió varias veces por la noche y las réplicas siguieron y siguen todavía.

Esta mañana, al abrir la ventana, me encontré con el cielo de la foto, y me puse a llorar otra vez …

Por la tarde salí a hacer unas compras, no quería cocinar porque no sabía si se podía usar el gas, pero en el supermercado no había pan ni comida preparada; todos pensaron lo mismo que yo. El barrio estaba como siempre, con esa tranquilidad, con la misma gente. Parejas de universitarios, un niño con su papá haciendo las compras, una señora paseando con su perrito, el niño de tres años que vive al lado de mi casa llorando porque su hermano de seis años no le prestaba la bicicleta,  los papás hablando sobre si era mejor comer ramen u otra cosa. Se respiraba el mismo aire. ¿El mismo? No, no era el mismo, o era el mismo pero la diferente era yo …

No tengo ganas de hacer nada, no tengo ganas de comer, no tengo ganas de escribir, sólo tengo ganas de gritar todo esto que llevo dentro, tengo ganas de llorar, para que todo el miedo que sentí saliera con mis lágrimas. Aunque sea duro, tenemos que seguir caminando, porque gracias a Dios estoy viva, porque hay una cantidad enorme de vidas que se perdieron. Estoy viva, estoy llorando, pero a pesar de la experiencia, dentro de unos meses nos olvidaremos de todo lo que sucedió, del miedo que pasamos. ¿Cambiaremos un poco después de la experiencia vivida, después de haber visto esas imágenes, después de haber sentido ese miedo de perderlo todo? Creo que no, y seguiremos diciendo y haciendo lo mismo aquí y allá como antes, como siempre, seguiremos siendo los mismos, seguiré siendo la misma, y eso me hace llorar más.

Escrito el 12 de marzo de 2011

.

Agradecimiento

Suso, MISSK, Ray, Coca, Ludy, The Loser, Di, DuenD, Aradia/Marissa, Ignacio, Kirenai, Ernesto, Miguel-Maiku, Akihabara Princess, Shakoba, Avellana, ToNy81, Sora, Midori, Yessica, Aries90, Melania, EXLUCIFER, Toñi, Ezequiel Villarino, Gelbros J3, Aneu, Wulf, Ryoga, Akane chan, Azulix, Lolina, Dpalacios, Susana, Malbicho, Coatl, Ms_Gpe., Javi, Yosely, Yami, Maxi, Dayana, FAS, Neki, Gustavo, Sirius, Hiosam, Linda Murúa, V, Eowyn …

Estel, Ester, July, Betochang, Bichito san, Orlando, Sara, Fox, Ailatan, Laura, タミス, Sophia, Mo, Eneko, Tita Hellen, Sirius, Cecy, Antonio Argento, Meruba, Dewey Price, Erreká, Maria, Fabrizzio, Masahiro, Anita, Arkains, Aoi, Adri, Javiera, Neryanna, Nacho, Cibeles, Honey, Leonardo, _ALMA_, Layane, Akane, Alonso, Yonacon, David GB, Akane, Víctor, Humberto, Azalea, Alejandro, Jose, Nina-chan, Desde México, Macarena …

Talos, Ernie, Jaioneさん、Esmerdi, Kalid, LAURA, Mar, Steki, Liz, Jorge, STIFFscc, Yueni, Caramelo, Sofia, Lademarbella, Fede, Billy, Primipilus, Rakzo, Senzey Ramen, Jahr, Cesar, DavidGijon, Madrid, Ig, Magaly, Hernan, Giselé, Sandra, Martha Yolanda, Yoselin, Rocio, Elli, Rafael, Tamara, Niko, Isabel, Sakuro, Yani, Turris, Jesús Caparrós, Gloria 77, Kot, AlySu, Bertrosa, Katsu, Karla, Andrea, Mario, Albert …

Mari-chan, ルカさん、Iván Hernández, Vane 1508, Belverit, Mecedinha, Amira, Franshui, Darkcram, Iñakito, Alicia, Cassiopeia, Sylvia, Pey, Abysalfire, Alberto Hernández, Jansmont, Martin, Melk, Dend, Cami, Hugo, Héctor, Marife, Eric Galicia Rosas, PEIN-SAMA, 759, Paola, BRIAN GANGA, Alejandro Pérez, Gato Negro, Manu-glgl, Annie, Maruさん, Vikkun, Julio, Osaderio, tSUk1, Jdany, Heraldo, Noemi, Sandra, Paladín Venezolano, Daniel Ferrante, Suzi, Alicia, Roskotroff, Elliot, Nicte Kono, Hayate …

Judith, Julián, Víctor Nuño, Rogue Two, Vanesa, Terent, Laytaine, Agustin, Menma, Nikorasu, Silvia, Manuel, Adasanfran, Geli Caso, Belen Garrido, Juan Gómez, Tuks, Tabita, Carlo, Yorch, Losserien, Battosai, Joel, Una ignorante, Laura D., Esther, María, Jangelk, Nev21, Daniela, ShadowCC, Estrella, Seeker, Vic, Doris, Mina, Ivan, Clara, Carlo, JulianD, Saori, Kaiju, Alex Alberto, Mikki, Antonieta, Karla, VICHugo, VTP, Alejandro, Pacho, Isamar, Randy, David, Carlos …

Pablo Jiménez, Birubao, Fernos72, Jorge, Cris, Corsaria, Eva, Kuanchankei, Alle, 保瀬, Matías F., Pía, Nicolás, Limakiro, Jac, SEBAS, deCandia, Lindogris, Caramelo, Chisue, ファン, Jasmine, Jaspo, Benrucito, Brunella, Gloria, Albert, Ángela, Mario, Tamara, NH, Chema, Dani, Manuel Armando …

Lectores amigos que conozco en persona, que conozco por fotos, lectores que sólo conozco el nombre, lectores que preguntaron por mí en otros blogs, en Twitter, en Facebook, lectores que volvieron para preguntar cómo estoy, amigos que me llamaron por teléfono desde sus países …

Me han dicho en los comentarios si podían hacer algo por mí …

Ya lo han hecho

A TODOS
UNA PROFUNDA REVERENCIA
MUCHÍSIMAS GRACIAS
(13 de marzo de 2011 – a las 20:00 – hora de Japón)

nora

Entrada original de Una japonesa en Japón

.

日本人読者の皆様へ

日本語のテキストはもうしばらくお待ちくださいませ。申し訳ございません。

みなさんとみなさんの大切な人たちが無事でいらっしゃいますように、お祈りしております。

. . .

Esta entrada fue publicada en Experiencias, Japón, Personal, Sentimientos. Guarda el enlace permanente.

273 respuestas a Un día largo en Japón – 日本の長い一日

  1. Norita, no sabes cuánto me alegra saber que estás bien, aunque el dolor por ver la situación tan impresionante que vive el pueblo japonés sigue fuerte y presente. Un abrazo gigante y mis mejores deseos para este renacer.

  2. Martha Yolanda dice:

    Nora: Muchas gracias porque a pesar de lo que viviste y sigues viviendo tomaste tiempo para mostrarnos como fué realmente ese terrible momento que viviste junto a tus compañeros, y de lo que vino después, la desolación, el miedo, el temor, la angustiosa espera y comprender después que… ¡sigues con vida!
    Espero que hayas logrado comunicación con toda tu familia y tus amigos más cercanos.
    Todo acontecimiento doloroso encierra una semilla de crecimiento y liberación, en estos momentos difíciles busca fortaleza dentro de tí, déjala fluir y verás que encontrarás aquellas reservas que te llenarán de ánimo, optimismo y vitalidad, ¡Nora, manda sobre tu ánimo!, porque ante los tuyos haz demostrado tu fortaleza y a tus verdaderos amigos tu debilidad y ante el dolor, las lágrimas son un sagrado derecho, ya de por sí las lágrimas son amargas, pero más aquellas que no se derraman, llora todo lo que quieras y puedas para que mitigues ese dolor que llevas en tu alma.
    Y recuerda que la Esperanza es el sueño de los que están despiertos y los japoneses han demostrado por mucho que son seres humanos que se han levantado y que son más grandes que aquellos que no han caído.
    Con todo mi cariño, respeto, admiración y solidaridad.
    Te envío un fraternal y enorme abrazo.

    P.D. Toma tu tiempo y tu espacio, que sabes que los que estamos contigo sabremos comprender, entender y esperar, el agradecimiento es recíproco por todo lo que nos das.

  3. PEIN-SAMA dice:

    Comadre no tienes que agradecernos te aseguro que estamos contigo en todo momento y en lo que se pueda, es muy triste lo que a pasado pero lo echo, echo esta no nos queda mas que salir adelante y ayudar a los que lo necesitan, mucha fuerza comadre, no he podido estar mucho tiempo en el internet pero te aseguro que pienso mucho en ti, espero y estes bien en lo que pueda aqui estoy para ayudarte te mando un beso y un abrazo. Y no estas sola eso lo sabes bien comadrita un monton de gente esta aqui apoyandote, moralmente dandote fuerza para que la pases a otras personas.

  4. Fuerte Abrazo. estoy a tu disposición.
    Como deb aperecer aquí mi mail es … @hotmail.com

  5. joshua dice:

    Ganbare!!!!!!!! Nora san
    animos, muchos animos!!!!!!!
    despues de lo que ha pasado es increible que puedas darte el tiempo de escribir, tus palabras son de admirar y tu eres de admirar.
    una vez mas animo y espero que todo empieze a mejorar en japon.

  6. Annie dice:

    Sigo alegrandome que estés bien, wow me sorprendió el orden y calma que mantuvieron, ánimo!

  7. FAS dice:

    Bueno, mis intenciones se han frustrado… Quería agregar al final de un nuevo comentario mio una «imagen de letras» de uno de los tréboles de 4 hojas que tengo en mi casa, pero se deforma en este tipo y tamaño de letra.
    Esperaba que «digitalmente» te diera suerte y fortaleza, o al menos una alegría, que te ayude a salir adelante tan «felíz y sincera» como se te suele conocer en el blog.

    Me despido con un gran abrazo desde las antípodas niponas;

    FAS

    PD: Si quieres, mandame un mail para que te pueda adjuntar las fotos.

  8. Giselé dice:

    Nora-san un abrazo enorme!!! Es comprensible lo que sentís……Esta normal llorar…querer gritar…si te lo guardas te hará más daño u_u Ánimo! Un beso grande.

  9. 759 dice:

    Solo esperar que el “largo día” no termine siendo un “largo mes”, un “largo año”, etc…
    Que aún exista una solución a esta horrible crisis..

  10. florluna dice:

    Nora, espero de todo corazón que ya te encuentres un poco más bien, disculpa que hasta ahorita te escriba lo que pasa es que no había podido ingresar a internet pero desde el viernes que supe la primera persona por la que me preocupe fuiste tú, al ver las imágenes y no poder saber de ti me hizo sentir muy mal a pesar de no conocerte en persona te considero una amiga.

    Sabes al leer tu día no pude contener mis lágrimas, de verdad que admiro mucho tu fortaleza y la de los japoneses si yo que no lo viví en persona me pone muy triste, imagínate el estar ahí debió de ser muy duro para todos.

    Me alegro al saber que en lo que cabe te encuentras bien, ánimo.

    Cuídate mucho y recibe un abrazo muy,muy,muy pero muy fuerte.

  11. daphy dice:

    solo puedo decir, un abrazo enorme desde chile…

    eres una persona admirable, de veras!, es increible que con todo lo que ha sucedido te des el tiempo de escribir aca…

    ninguna catastrofe puede derribar el puente que logra unajaponesaenjapon =)

    solo hay que seguir adelante y ver una vez mas el cielo azul q sabes mostrar

    muchas gracias por ser tu

    bye

  12. Rómulo dice:

    Hola Nora,

    Soy amigo de Marta (la Srta. Honeychurch) y he llegado a tu post y a tu blog a través de ella.
    Visité Japón con la que hoy es mi mujer hace 2 años y tengo unos recuerdos absolutamente maravillosos de lo que vi, de lo que senti, de lo que viví.
    Siempre comento que la devoción que siento por Japón y por lo japonés sólo puede explicarse porque yo mismo he sido japonés en alguna otra vida…
    En cualquier caso, durante todos estos días SOY JAPONÉS. Mis pensamientos y mi corazón están con vosotros, contigo, por si pueden ofrecer un poco de consuelo y fuerza.

    Cuídate mucho y cuida de aquellos que necesitan la fuerza que tú tienes para expresar lo que sientes. Un beso grande 😉

  13. Sielu dice:

    Nora,

    Lamento mucho lo que ha pasado con Japón, usualmente paso a leer y nunca comento. Te mando un fuerte abrazo. Si gustas indicarnos una dirección mandaremos medicina y otras cosas que necesiten solo es cuestión de organizarnos.

    Mucho ánimo.

  14. Carlo dice:

    Transmites un sentimiento tan fuerte… juro que quisiera hacer algo por ti, eres la única persona que conozco que habla el mismo idioma que yo, no te imaginas cuanto valoro poder saber tus sentimientos en estos momentos, saber de alguien de un pais que aun sin conocerlo en vivo le tengo afecto y respeto, Nora me siento como si fueras alguien de mi familia que sufre y no puedo yo hacer algo para hacerte sentir un poco mejor, valoras la cultura de mi pais tanto como yo admiro la del tuyo, me identifico mucho en ese aspecto contigo, si me tienes un poco de confianza eres libre de decirme la forma en la que puedo apoyarte aun en el mas minimo detalle; aca dejo mi correo formal: … @msn.com diario lo reviso y ahora sera más esperando poder apoyarte en algo, sé fuerte piensa que Japón necesita de su gente conciente y firme y yo sé que tu eres asi o más fuerte, la impresion del desastre es lo que ahoga tu corazón, pero luchar por la recuperación de tu país será aún más fuerte que eso, te aprecio mucho, un fuerte abrazo desde México.

  15. Alejandro Pérez dice:

    Hola nuevamente Nora

    🙁 les mando muchas oraciones… animo

  16. Eneko dice:

    Hola Nora,
    Es terrible lo que os esta pasando en Fukushima. Teneis que aguantar. Ánimo. Un abrazo a todos los japoneses

  17. Seeker dice:

    Lo cierto es que después de todo lo que debes estar pasando, seguir deteniendote un momento para expresar tus sentimientos con nosotros es algo que dice mucho de ti y que se agradece.

    Como ya ha dicho mucha gente, hay muchos que os llevamos en el corazón, porque este tipo de trajedias hacen que por momentos las personas nos olvidemos de tópicos, prejuicios y demás chorradas que alguna vez has mencionado en tu blog.

    Lo que me entristece de veras es que deban ocurrir cosas de este tipo para eso ocurra.

    Solo espero que la situación mejore y que podais volver a vivir vuestras vidas con normalidad.

    Cuidate y animo

  18. Beni dice:

    Hola:
    Escribo desde España.
    Ayer conocí tu blog y quise escribirte, sobre él, para que fuera una pequeña pausa en todo lo que está ocurriendo, pero no conseguía expresarme como quería. Anoche lo intenté de nuevo sin éxito, así que he decidido decir poco y sencillamente. Lo que sentí al leer las cuatro entradas salteadas que leí:

    Tu blog es como esas personas que tienen una cara alegre y y que te animan el día solo con mirarlas, como una sonrisa.

    Por cierto, si tuviera que decantarme por una de las cosas que se han dicho de ti (antes de que confirmaras que eres una japonesa en Japón), habría elegido extraterreste, tanta serenidad y respeto en un mundo crispado como este… Gracias por visitarnos)

    Un abrazo

  19. liuia dice:

    Nora-san, qué alegría saber que estás bien.
    En marzo, en el lugar donde trabajo, tenemos muchísimos alumnos japoneses, este año hay más de 100. Pasé el fin de semana de viaje de estudios con 50 de ellos en Andalucía, ojalá hubiera podido abrazarlos a todos. Y ojalá pudiera ahora abrazarte a ti también.
    Me rompía el corazón ver sus caras de desesperación y no poder hacer nada.
    No me quedé tranquila hasta que todos pudieron hablar con sus familias y saber que estaban bien. Yo todavía no sabía si muchos de mis amigos japoneses estaban bien. A día de hoy todavía no he conseguido hablar con mi amiga Yoko. Pero intenté que no se notara, intenté hacerles reír y que se olvidaran de todo por unas horas. Y no podía dejar de pensar en ti y en el resto, en cómo lo estaríais pasando. En cómo os van las cosas ahora.
    Ya sabes que, aunque sea en la distancia, aquí nos tienes para todo lo que necesites.
    Un beso y un abrazo muy grandes.

  20. Hikaru dice:

    Me duele y me da tristeza ver lo que ha pasado, y me identifico plenamente con el sentir del pueblo Japones, no dejo de imaginar el caos y devastacion que hay en estos momentos en el mismo suelo que he pisado y los caminos que he recorrido en Japon el pais al que tanto quiero y al que he llegado a considerar mi segunda patria, pero una cosa estoy seguro, Japon es mas fuerte que esto y se ha levantado de desastres similares, esta no debe ser la excepcion, su gente es fuerte y valiosa y volvera a levantarse una vez mas.
    Un gran Abrazo Nora San y sepan que en Mexico se les quiere y estamos con ustedes.

  21. Manolo dice:

    Te leo hace tiempo aunque es la primera vez que te escribo.
    Son admirables los ejemplos que cuentas de la reacción de tu pueblo, la disciplina, la educación, la generosidad, no me esperaba menos. Ojalá el resto del mundo tome ejemplo de cómo reaccionar ante una catástrofe de este calíbre. Me sentiría orgulloso de ser japonés en estos momentos. ¡Ánimo!

  22. Ori dice:

    Tenía mucho tiempo sin escribirte Nora San, y no puedo expresar bien lo que siento al saber que estas sana y salva, quiero que sepas que tu blog significa mucho para mi, porque siento que tengo una amiga en japón, que no conozco ni he que no he visto, que abras tu corazón a nosotros tus lectores no tiene precio. Te mando un fuerte abrazo, y mucha fuerza en Venezuela tienes a una lectora muy pendiente de ti y de tu país. Tu puedes Nora San.

    Otro abrazo.

  23. Andrómeda dice:

    Nora:

    Hace mucho, largo tiempo que no escribo en tu blog, aunque lo tengo desde el principio enlazado al mío. El trabajo ha ido mal, y justo el día del terremoto a mi me despidieron, precisamente.

    Pero no entro aki para contarte eso, sino porque no puedo ver las imágenes que nos llegan por televisión o Internet. Simplemente no puedo, puesto que por algunos motivos que serían demasiado largos de explicar, yo llevo a Japón en el corazón. Me cuesta horrores verlas, y he llevado a cabo ya varias «cadenas de reiki» con compañeros, porque la impotencia que siento al no poder hacer nada prácticamente, es enorme.

    Todo lo que os pasa, todo lo que os ocurre, y no exagero, es como si le estuviera ocurriendo (le está ocurriendo) a alguien de mi familia. ¡Yo lo siento así!

    Me cuesta mucho expresar mis sentimientos en estos momentos, pero todo lo que sea necesario, todo lo que yo pueda ayudar, por favor sin ningún complejo dímelo, porque estoy dispuesta a cualquier cosa.

    Me siento devastada interiormente.., os envío toda la gracia que pueda yo transmitir en estos momentos, a través del legado de Usui.

    Fátima.

  24. silvia dice:

    Hola Nora, hace tiempo que te leo pero nunca había escrito, espero que sigas bien y las replicas y los problemas acaben pronto, estuve en Tokio hace cinco meses y la verdad es que no se que decir, solo mandarte muchos ánimos y un abrazo enorme

  25. maria dice:

    no tengo palabras
    esto nunca deberia existir,,,,
    creo q no hay consuelo que valga,,,pero la vida a veces nos hace esto y por mucho que cueste,,,,hay q seguir luchando,,,
    mucha fuerza a todos aquellos en que os encotreis en esas circunstancias,,,,
    besos

  26. Joaquín dice:

    Lo que os ha pasado ha sido horrible, y aún os queda un largo camino por recorrer para alcanzar la normalidad, pero sois un pueblo fuerte, tu eres fuerte, pero no debes resistirte a los acontecimientos, sino aceptarlos y mirar hacia adelante, como hace un junco ante el viento fuerte de una tormenta.

    Y si en algún momento necesitas que alguien te abrace, pídeselo, no hay ninguna vergüenza en ello, y seguro que esa persona tambien necesita que la abracen.

    Espero que las cosas te vayan mejorando, ¡Animo! ¡Tu puedes Nora san!

  27. Maxi dice:

    Querida amiga Nora:
    Gracias por lo que nos compartes, que fuerte!
    Gracias por el cielo azul que nos regalaste… Volverá a brillar en toda su belleza! Ya lo verás…
    Sabés? Amo mucho a Japón, a su cultura, a sus tradiciones, pero mucho más a su gente… y siento tanta impotencia…
    Desde aquí va mi deseo (aunque soy muy pequeño, el deseo es muy grande) de abrazar a todo Japón, a todos y a cada uno de mis hermanos de allí. En circunstancias en que el dolor es tan grande, sobran las palabras. No puedo hacerlo físicamente, pero como soy monje, lo hago a través de la oración…
    No hay límites para el amor, especialmente cuando se trata de apoyar al hermano que sufre… de consolar de alguna manera, prestando el hombro…
    Fuerza, que Dios te bendiga, estamos con vos y con todo tu pueblo!
    Con cariño, desde el sur de la provincia de Buenos Aires,
    Maxi

  28. Juanjo dice:

    Hola Nora!

    Me alegro que estés bien. Tan sólo te escribo para darte ánimos y que sepas que todo el mundo sigue las noticias con mucha atención, deseando que todo vuelva a la normalidad.

    Un sáludo y mucho ánimo.

    Juanjo.

  29. Angel dice:

    Buenos días Nora, muchos ánimos para tí y todos los japoneses que están sufriendo contigo este trance.
    Se me ha ocurrido una iniciativa, que en el caso de que el desatre nuclear vaya a peor, puede mitigar el peligro para los japoneses y sus familias.
    Pongo mi casa a disposición de aquellas familias que deseen ponerse a salvo o que quieran poner a salvo a sus hijos.
    Mi e-mail está anexo al comentario.
    Vivo en Barcelona y trabajo en una empresa japonesa.

    Mucho amor para todos en Japón en estos duros días.

  30. Celia dice:

    Hola Nora,

    Lllevo tanto tiempo leyéndote, y tenía preparadas tantas palabras a lo largo de todos éstos meses… Ahora no sé qué decir, tan solo siento, te siento, lo siento… Mi amor hacia Japón y hacia los japoneses es tan grande que no puedo dejar de llorar. Pero sé que os levantaréis, como siempre lo habéis hecho, aunque por dentro nunca olvidéis lo ocurrido. Como estudiante de Historia que soy lo vivo en mí misma. Nunca hay que olvidar el pasado, y yo jamás lo haré. Ánimo con todo Nora, eres una persona que ama la vida, ya nos lo has demostrado en cada uno de tus post. Por eso levántate, y continúa.

    Un beso inmenso desde España

  31. Jahr dice:

    Paso de nuevo por aquí, espero que estés mejor, que poco a poco mejoren las cosas, que se solucione el problema en el norte. Cuidate mucho, cuida tu salud, respira profundo, toma impulso y sigue adelante.

    Un abrazo!

  32. Daniel dice:

    Buenas noches.

    Bonito cielo.

    La gente debería mirar más el cielo, y menos la Tierra.

    Creo que soy el comentario 231…

    Los lees todos? Debe ser agotador.

    Me gusta la foto. Diría que es hasta demasiado azul para ser un cielo japonés.

    Los occidentales son demasiados sentimentalistas, y los japonese demasiados frios.

    El cielo siempre azul… inquebrantable, inamomible, hermoso sobre todo en la noche… de jóven (aunque aun lo soy con 23 años) logré contar más de 2000 estrellas en una noche… pero fue en España. Aquí en Japón, mejor dicho Osaka, no se ven tantas.

    Soy medio japonés, medio español. Un ハーフ。

    Por qué dejo un comentario?

    Me parecen demasiados los comentarios que recibes con tan solo una entrada. De verdad las lees todas?

    Dudo que leas el mio ^_^

    Es de noche, y no se ven estrellas.

    Es una pena.

    … @gmail.com

    Hace muchos años… yo también quise ser abrazado, pero al único que tenía era a mi perro. Yo sí le podría abrazar, pero él a mí no.
    Poco después sí recibí un abrazo.
    Pero fue de despedida.
    Yo me iba del hogar en contra de la voluntad de mis padres.
    Pero al final, mi padre me abrazó.

    Y fue la primera vez que le vi llorar.

    Odié haber deseado ser abrazado, aunque toda la culpa era solo mía.

    Ya han pasado… uff… 4 años de aquello…

    Ya hace 4 años que me arrepentí de mi vida y volví al «buen camino».

    Por qué dejo un comentario?

    Es duro no ser abrazado cuando lo necesitas.

    A lo mejor resulta ser el comentario más largo y todo. (Y lo más probable es que pase desapercibido).

    En fin…

    es el final.

    … @gmail.com

  33. Daniel dice:

    Me disculpo.

    Siento ser pesado.

    He puesto 2 veces mi mail…

    No es un anuncio publicitario, ni un intento de mensaje subliminal.

    Fue un error.

    失礼致しました。
    ごめなさい。

  34. Mariana dice:

    Hola, soy una lectora ocasional de tu blog, pasé hace unos meses porque estoy leyendo mucha literatura japonesa y me interesa mucho su cultura.
    En este caso, simplemente quiero hacerte llegar desde Argentina un mensaje más de fuerza y esperanza, que ojalá se extienda a todo el pueblo de Japón.
    Sé hacer las grullas de origami porque soy maestra de escuela, y el año pasado organizamos un festival poético con el tema La Paz. Compartí con mis alumnos la historia de Sadako Sasaki y entre todos, aprendimos a hacer las grullas. Así que hoy voy a estar haciendo la mía para que su mensaje de paz llegue a Japón.
    Nada más, sabé que tenés en Argentina una amiga.

  35. bertrosa dice:

    que alegria saber que te encuentres bien
    😀 un abrazote desde México

  36. Ivan dice:

    Hola Nora:

    Un día triste e inolvidable en la historia de Japón. Pero se que su pueblo es fuerte y saldran adelante de todos estos problemas. Solo el tiempo irá calmando el dolor en tu corazón.

  37. quicoto dice:

    Hola Nora,

    Perdona por no haber escrito antes.

    Me he leído las 2 entradas y se me encoje el corazón.

    Poco más puedo añadir que intentar transmitirte ánimos.

    Una forta abraçada.

    Ricard

  38. Pey dice:

    Hola Nora
    Nuevamente para darte apoyo y mejor deseo para ti y todo el pueblo japonés.Es admirable el pueblo y la gente de mantener el temple, la solidaridad y lo bien organizado que es durante ese desastre. Creo que la gente tiene que pensar qué pasaría su gobierno y su país si pasaría lo que le pasó en Japon. No me imagino que la Argentina pueda hacer lo mismo; la gente saquearía, deambularían por las calles sin saber a dónde ni sus representantes sabran que hacer. Lo que creo que nadie está tan preparado paraa la magnitud lo que pasó en Japon pero su gente- pueblo, gobierno están preparados , entrenados y lo tenía todo organizado en caso que sucediera porque me dió entender que todos los ciudadanos sabían cuál es su función y su rol y dónde debe estar en ese momento.
    Admirable.

  39. Víctor dice:

    Siento una profunda admiración por el pueblo japonés y estoy sufriendo mucho con los acontecimientos recientes. Tus palabras me han llevado a Japón por un instante, y aun así es difícil imaginar cómo podéis sentiros con todo lo que se ha perdido. Yo sólo he perdido un sueño, el de visitar por primera vez Japón, iba a ir en breve y de momento ya no será posible, y ha sido como perder a alguien querido, aunque me siento estúpido al leer lo que escribo por lo frívolo que pueda parecer, pero es todo lo contrario, sólo que no encuentro otra manera de expresarlo.

    Muchas gracias por compartir tus experiencias.

    Un fuerte abrazo y mucho ánimo, de esta saldréis más fuertes aun.

    PD: Otra grulla más está naciendo en España

  40. Miritam dice:

    Hola Nora,recien te descubri y lei tu pensamiento tan maduro y real, Yo admiro a tu pais y cultura. Yo soy de Guatemala, un pais chiquito de la America Central, Japon siempre da ayuda a mi pais, por eso es tan amado y conocido, y por lo mismo muchos sentimos mucho, este terremoto.
    Quiero expresarte mi dolor por todo esto,lo comprendo yo ya vivi un terremoto en 1976, 125,000 muertos, pero nos levantamos con ayuda y amor del todo el mundo, animo amiga ustedes los japoneces son nuestro ejemplo de trabajo y union. Animo desde Guatemala
    Miriam Gomez

  41. Xabier (Bilbao) dice:

    Las peores desgracias tienen también su lado bueno. Japón se ha convertido en un referente eterno de la dignidad humana. Esos pequeños gestos que nos relatas, esos rasgos de humanidad suprema en medio de la catástrofe, revelan el gran corazón de un pueblo golpeado sin piedad por la barbarie nuclear: primero en la guerra y luego en la paz ficticia del capitalismo más salvaje.
    Gracias por este breve testamento de lo cotidiano, gracias por esta lección de compasión. Un fuerte abrazo.

  42. NH dice:

    Hola Nora. Espero que ya te sientas mejor.

    Debo decirte que toda esta semana evite leer tu blog, sabia que cuando escribieras algo me hiba a dejar un nudo tremendo en la garganta mezclado con el bienestar de saber que estas bien. Si, sucedio tal y como esperaba y con esta entrada ha sido aun peor.

    Ha resultado muy facil sentirme junto a ti con cada palabra que escribiste, de verdad que debio ser duro pero como bien lo escribes, el cielo azul sigue ahi y mientras este ahi todos tenemos un mañana y tenemos que seguir adelante.

    Siguete cuidando mientras tus lectores seguimos rezando por ti y por las demas personas que resultaron afectadas y ayudando como cada uno de nosotros podamos.

    Animo.

  43. Pía dice:

    Nora que bueno saber que estas a salvo.. ¡me alegro muchísimo!

    Me encantó lo que escribiste, de verdad me emocioné al leerlo. Me fascina la forma en la que escribes. Tu forma de relatar, no sé, tiene un algo especial que siempre me ha gustado.

    Es bueno que te expreses, sobre todo en este tipo de situaciones. Tienes que liberar esas emociones tan fuertes, y al parecer el escribir te libera bastante.. se puede percibir la emoción en cada una de tus palabras.

    Hice una grulla de papel pensando en ti y en todas las personas afectadas con este hecho, no es mucha la ayuda que puedo hacer en estos momentos, salvo rezar y enviar mis buenos deseos para toda la gente de Japón.

    Hay una cosa que me llama la atención.. y eso es la reacción que tuvo la gente japonesa. Me parece admirable el autocrontrol y el respeto que se tienen unos con los otros, pero creo que eso es tema para otro comentario..

    Un abrazo fuerte, y mucha fuerza para lo que se viene, sé que dentro de poco superarán esto..

    Chile está con ustedes =)

    Saludos!!

  44. […] Nora nos estremece con uno de los días más largos. […]

  45. Giancarlo dice:

    ¡Hola!
    Qué bueno saber que estás bien.
    El sismo ocurrió cuando yo estaba fuera del Japón (ya estoy de regreso, por cierto) y, afortunadamente, tanto mis amigos como familia están todos bien.
    Japón es una país admirable, el único capaz de sobrevivir con honores un sismo de grado 9, un maremoto de 10 metros, y un problema nuclear como el que está viviendo, todos ocurriendo en menos de una hora uno de otro.
    Las cosas irán bien, sabes que sí.
    Un fuerte abrazo desde Kioto.

  46. Pablo dice:

    Hola Nora, recién he descubierto tu blog, me parece muy interesante. De verdad lamento mucho lo que está sucediendo en Japón y mis oraciones están con el pueblo japonés. Espero te encuentres bien de salud, porque sabemos del problema nuclear que ahora tienen, espero sea solucionado pronto. Un saludo desde Guanajuato, México y que Dios te bendiga.

    Atentamente,
    Pablo

  47. Josune dice:

    Ánimo!!

  48. nora dice:

    *******************

    Un millón de gracias a todos.

    *******************

  49. Tetsukawa Kyoi dice:

    hola!, te deseo lo mejor, mucha fuerza! cuando menos lo esperamos una ráfaga de bendiciones nos embriaga y la fortaleza nos llega cuando menos lo espermos, lo mas simple nos trae grandes sonrisas!

  50. Tetsukawa Kyoi dice:

    hola!, no sé en qué concepto tienen a los colombianos en tu país…yo soy colombiana, y ví en las noticias lo que ocurrió en japón, me dolió tanto que tuve que irme al baño, a llorar, a sollozar, en cuanto ví en las noticias que un perrito rescató entre los escombros a su amiguito, no lo oporté y rompí en un inconsolable llanto y fui a esconderme en el baño, a orar, a preguntarme porqué ustedes?, porqué tiene que existir el dolor, todo eso me dolió muchicimo, porque sabía que en la televisión no salía ni la cuarta parte de lo que estaban viviendo ustedes…yo los admiro, y amo a japón a pesar de no ser japonesa, ¡sé fuerte! el sol brilla para todos!,ustedes son unas personas que de verdad admiro, en colombia no somos así, aquí todos hubieramos gritado, llorado y culpado al gobierno … cuidate, estoy segura que todos cambiarán, y crecerán aún más como personas! levantarán el país! porque vale la pena!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *