Los niños y los zapatos en los asientos de trenes en Japón – 電車内での子供の靴


Los niños cuando viajan en un tren, se ponen a mirar por la ventana, muchos habrán visto cómo se entretienen mirando fuera el mundo que se mueve.

No sé cómo será en sus países pero en Japón, cuando los niños se sientan para mirar por la ventana, es costumbre hacerlo sin los zapatos como podrán ver en la foto de arriba y la última.

En la actualidad hay jóvenes madres japonesas que no conocen esta costumbre o no les interesa lo que hacen sus hijos en lugares públicos porque están muy ocupadas mirando el celular/móvil, pero pienso que la mayoría lo hace, es decir, le dice a los niños que se saquen los zapatos antes de subirse para mirar fuera por la ventana.

También es verdad que hay japoneses que ponen sus pies con zapatos en los asientos, sobre todo en los trenes de los pueblos y los de larga distancia, y viendo estos “ejemplos”, podemos saber cómo educan a sus hijos.

Las fotos de hoy son de turistas de otros países de Asia que parece que no conocen esta costumbre.

Los niños y los zapatos en los asientos de los trenes –
電車内での子供の靴

Entrada original de Una japonesa en Japón


Muchísimas gracias por leerme.
Hasta la próxima 🙂

.

電車内での子供の靴のマナー。

観光客は知らないのか、気にしないのか分かりませんが、沖縄ではよく見かけます。

日本の若いママたちも、電車の中で靴を履いたまま座席に上がる子供を気にしない人も時々いますね。

いつも読んでいただいて、ありがとうございます。
ご自愛くださいませ。
ではまた・・・

. . .

Esta entrada fue publicada en Costumbres, Japón, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Los niños y los zapatos en los asientos de trenes en Japón – 電車内での子供の靴

  1. Pau dijo:

    En España no suele ser habitual quitar los zapatos de los niños en los medios de transporte. No estaría mal importar esa costumbre.

  2. Desde México dijo:

    Hola Nora-san:

    Quizá tomare tu entrada por otro lado aparentemente. Desde mi punto de vista tiene que ver con hábitos y costumbres.

    Una vez en una de esas “investigaciones documentales” sobre Japón emprendidas por mí, llegué a un foro, donde se daba la opinión del “Liceo Japonés Mexicano” -espero no haber escrito mal su nombre-, bueno los exalumnos recientes no hablaban muy bien de la educación, valores, etc., recibidos, o que al menos no eran tan de excelencia… y de pronto, de un comentario que casi pasa desapercibido, una exalumna de hace más tiempo, destacaba varios conductas y hábitos además de académicos y profesionales que le han perdurado y le perdurarán para siempre… llamó mi atención el de la higiene y la recolección de basura… si no mal recuerdo, que si ella encontraba basura por la calle y en la medida de sus posibilidades la recogía y depositaba en un basurero público cercano e incluso hasta llegar a su casa… y algo así como de que los alumnos hacían el aseo de la escuela… y un par de anécdotas más tangentes a la educación del modelo japonés tanto educativo como sociocultural.

    Y después de tanto bla, bla, bla… ¿A qué viene todo esto? De la perdida de valores, de la falta de educación y respeto por el prójimo… acá en México nunca hemos sido ni seremos Japón, pero los había. Como prueba y testimonio tengo el recuerdo de mis abuelos y sus conversaciones. Los niños de ahora, los que serían los bisnietos de la generación de mis abuelos (sin generalizar u honrosas excepciones) ¡son unos patanes! La crisis de valores que nos alcanzó no va bien. Lamento mucho que en tu país encuentres fenómenos similares en menor grado de descomposición social.

    También lamento la misoginia involuntaria siguiente: las madres son un importante factor para nuestra educación, no es justo que no estén atentas a las acciones de sus hijos; como también creo que deben de tener el respaldo de sus respectivas parejas… “los niños no se hacen solos”… según me han dicho. 😉

    Saludos cordiales.

  3. Nuria dijo:

    Pues si, nosotros siempre les quitamos los zapatos a los niños, que sí, tienen la costumbre de ir mirando por la ventana, especialmente Sora, o como Yuna, lo hace ya por comodidad.

    Besos !!

  4. Aquí en Bulgaria es habitual descalzarse en muchas ocasiones, por ejemplo en las casas (propias y ajenas). En transporte público no se ve mucho pero se ve. Yo lo hago con mis hijos porque si dejan la porquería de los zapatos en el asiento, el próximo que se siente se va a ensuciar.

  5. Carolina Samayoa dijo:

    Me parece muy acertado varios comentarios, pues la verdad es bueno educarlos puesto que yo a mi nena le digo que no ensucie porque los pies están en el suelo y hay otra persona que necesitara sentarse ya que si ella encuentra sucio un lugar no se puede sentar…

    Me intereso mucho el comentario “Desde México” , muy interesante tu comentario.

    Saludos y buen dia.

  6. Miguel-Maiku dijo:

    Hola, buenas tardes!!!!

    Personalmente, nunca, pero nunca es nunca, he visto a nadie quitarse los zapatos, ni en España ni en países europeos, ni a niños, ni a mayores. Más bien todo lo contrario, ponerlos cómodamente, sin mayor reparo, sobre los asientos quitando sitio a los demás. Espero que los japoneses no pierdan esta buena costumbre de civismo, y nos sigan dando ejemplo al resto del mundo. Nosotros sólo podemos dar el ejemplo de hacia donde va la sociedad que nos están creando, donde hay ciertos valores, virtudes, cualidades vetados, y el fruto que se consigue con ello.
    Una forma bonita de enseñar y de educar.
    A mucha gente nos encanta Japón, por estas “pequeñas” cosas.

    Gracias por leerme.
    Un abracín!!!!

  7. kuanchankei dijo:

    Por un momento pensé que solo era cosa de los chinos, la nueva clase rica viajera. 🙂
    Casi mejor que no se quiten el calzado por asuntos de malos olores, quiero decir. Salu2.

  8. Sol dijo:

    Mis progenitores, no me quitaban los zapatos, en los transportes públicos, ni viviendas ajenas, pero nunca me dejaron poner el pie en ningún asiento. Si lo hacía, el resorte automático de la mano materna (casi siempre era mi madre la que lo hacía), retiraba el pie ensuciador, al mismo tiempo que me decía: “Quita el pie de ahí y siéntate como es debido” (frase muy de madre española, sólo superada por: “como Dios manda”). A lo mejor somos los raros de España.

  9. Jaiem dijo:

    El respeto hacia los demás y hacia sí mismo comienza seguramente con detalles como este. Nadie es igual ni colectiva ni individualmente, a mi entender problema de cultura y sobretodo de educación.

    Un fuerte abrazo

  10. nora dijo:

    Pau,
    Cuando estuve en España pude ver que no era habitual, pero supongo que habrá padres que lo hacen.
    Un abrazo a los cuatro.

    Desde México,
    Lo que dicen en ese foro que comentas es verdad, hay de todo en Japón. En las escuelas los alumnos todavía siguen limpiando las aulas y el pasillo, y como en casi todas las ciudades no hay papeleras (basureros públicos), la gente se lleva la basura a sus casas o la tiran en las papeleras de la estación o algún centro comercial. Pero también hay japoneses que tiran la basura en cualquier lugar, y tiene mucho que ver el lugar donde habitan.
    Y sí, es lamentable ver que los valores se van perdiendo en Japón, pero … pienso que si comparamos con otros países y la cantidad de gente que habita en este país, puedo decir que sigue siendo un lugar limpio.
    Un cordial saludo (me gustó mucho tu comentario, gracias)

    Nuria,
    Me imagino a Sora mirando por la ventana y diciendo cosas en “su idioma” 😛
    Besos**

    Mamá en Bulgaria,
    Creo haber leído en una de tus entradas que en Bulgaria también se descalzan, otra cosa en común que tenemos 🙂
    Un abrazo.

    Carolina Samayoa,
    Me alegra saber que tú haces lo mismo con tu hija 🙂
    Un cordial saludo.

  11. nora dijo:

    Miguel-Maiku,
    En Japón hay muchas de esas “pequeñas” cosas de la vida cotidiana que me gustaría compartir con todos.
    Un fuerte abracín.

    kuanchankei,
    Las fotos que puse en la entrada con los zapatos puestos, son de esa nueva clase viajera en Okinawa y Tokyo 🙂
    Un cordial saludo.

    Sol,
    Pienso que en España habrá muchas madres como la tuya, que dicen lo mismo cuando ponen el pien en algún asiento.
    Un abrazo.

    Jaiem,
    Es un pequeño detalle pero importante, y espero que no se pierda con el tiempo …
    Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *