Cadena de agradecimiento – 親切の連鎖 (shinsetsu no rensa)

.
En Japón, diciembre es un mes en que los amigos, compañeros de trabajo nos reunimos para despedir el año.

En diciembre del año pasado, unos amigos y yo habíamos quedado en un Izakaya para despedir el año. Yo llegué un poco tarde. Entré al local y los encontré. Estaban sentados al lado de una mesa donde se encontraban unos chicos extranjeros que se habían levantado para irse y estaban hablando en inglés-español-japonés con unos japoneses sentados al otro lado de esa mesa.

Según lo que me dijeron mis amigos, esos chicos hablaban español entre ellos, pero estuvieron hablando en inglés-español-japonés con los japoneses de la mesa de al lado. Y ahora estaban “discutiendo” con esos señores sobre quién pagaría lo que habían comido y bebido.

Uno de los japoneses les quería pagar la cuenta y les decía que los quería invitar pero ellos decían que no, que no tenía por qué pagarles la cena si no se conocían de nada. Pero el japonés no daba su brazo a torcer. Como los chicos no sabían qué hacer, el japonés los hizo sentar otra vez  para explicarles el por qué quería pagar la cuenta.

Según el japonés (que milagrosamente no estaba borracho), les contaba que el año anterior estuvo en el país de donde ellos habían venido, y en una de las ciudades unos chicos le quisieron robar la mochila y la cámara. Esos chicos empezaron a correr con lo que habían robado cuando un grupo de jóvenes de la misma edad comenzaron a correr detrás de ellos, los alcanzaron y recobraron lo robado. El japonés quiso invitarles a un café y mucho más pero ellos se negaron amablemente.

De regreso a Japón, el japonés no quiso que esa amabilidad terminara en una anécdota, y pensó en continuar con esa cadena de agradecimiento con los extranjeros que necesitaban ayuda. Los chicos del Izakaya le dijeron que ellos no necesitaban ayuda, que solo estaban de paso por Japón pero el japonés les repondió que eso no importaba, que si lo hacía era porque quería hacerlo.  Los chicos, aunque un poco confusos, entendieron lo que quería decir el japonés, agradecieron la invitación inclinándose varias veces como lo hacen los japoneses y salieron del local.

Esa noche les conté a mis amigos lo que había aprendido de mi primo.

Uno de mis primos me contó que cuando estuvo trabajando en China, enseñaba japonés los días que no tenía trabajo a unos jóvenes que querían aprenderlo.  Al principio, los jóvenes le dijeron que querían estudiar pero no sabían cómo pagarle porque no tenían dinero. Mi primo les dijo que sí, que podían pagarle … y cómo. Les dijo que en el futuro, ellos podían pagarle las clases enseñando a otros lo que ellos habían aprendido, que eso también era una forma de pagar … y que si esa cadena de buena voluntad continuaba, él se sentiría pagado.

.

Fue una despedida de año muy agradable, porque yo también entendí los sentimientos del japonés, lo que quería hacer y lo que seguiría haciendo … para que la cadena de agradecimiento continuara su camino.

Una pequeña anécdota en uno de los tantos Izakaya que hay en Tokyo, una anécdota que tal vez no tenga mucha  importancia, pero que me dejaron con el corazón calentito … a pesar del frío que hacía ese día.

Entrada original de Una japonesa en Japón

Muchísimas gracias por leerme.
Hasta la próxima 🙂

.

 昨年十二月、ある居酒屋での出来事です。

例年通り、友達数人と忘年会のため、東京のある居酒屋に集まることになりました。仕事の都合で、少し遅れてお店に入りましたら、友達の隣りの席の若いスペイン語圏の方々が帰るところでした。彼らはそのまた隣りの席の日本人の”おじさん”たちと英語でお話をしてました。お話の内容は、日本人の一人が自分がおごりたいと言い出して、彼らは断って、それでも珍しく酔っぱらっていなかった”おじさん”は自分が払うと譲らなかったのです。若い彼らは困っていたので、日本人は”座って話を聞いてください”と、英語で説明を始めました。

一年前、この日本人は彼らの国で旅行をしてたら、リュックとカメラを盗まれそうになったことを話しました。数人の若い人たちに囲まれて一気にリュックとカメラを取られたそうです。それを見ていた他の若い二人組が走り出して、盗まれたものを取り戻してくれました。何かおごりたい気持ちでいましたが、若い二人組はやるべきことをしただけと断って去ってしまいました。

帰国後、困っている外国の方をお手伝いをしながら、その親切を伝え続けようと決めたそうです。居酒屋にいらした彼らは、戸惑いながらも日本風にお辞儀をして帰りました。

その時、仕事の関係で中国に住んでいたいとこの話を思い出しました。彼は、日曜日に若い中国人に日本語を教えてたそうです。最初は、お金がないし、払うことが出来ないので断っていたそうですが、いとこは、払うことは出来る、そしてその方法も教えました。いとこが言ったのは、将来、自分たちが習ったことを他の人たちに伝えればいい、その気持ちがあれば自分は支払いを受けたと同じだと説明をしたそうです。

居酒屋の”おじさん”は同じ気持ちだったんでしょう。その気持ちが上手く伝わっていくといいですね。

とても寒い十二月のある日、ある居酒屋での小さな出来事でした。

最後まで読んでいただいて、ありがとうございます。
ご自愛くださいませ。
では、また ・・・

. . .

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Hispanohablantes, Japón, Japoneses, Personal, Sentimientos. Guarda el enlace permanente.

62 respuestas a Cadena de agradecimiento – 親切の連鎖 (shinsetsu no rensa)

  1. Ivan dijo:

    Hola Nora:

    Como siempre, tus historias son interesantes. Día a día hay algo que aprender.

    saludos

  2. corsaria dijo:

    Como siempre me ha gustado leerte y este post me ha llegado especialmente.

    “Una pequeña anécdota en uno de los tantos Izakaya que hay en Tokyo, una anécdota que tal vez no tenga mucha importancia, pero que me dejaron con el corazón calentito… a pesar del frío que hacía ese día”

    Sí tiene importancia, pero son esas pequeñas cosas que tantas veces nos pasan desapercibidas. En ocasiones nos empeñamos tanto en ver nuestro yo, nuestras necesidades particulares, que olvidamos que nos rodean otras personas.

    Un besito** norita san.

  3. nora dijo:

    Miguel-Maiku,
    No te preocupes que no ha pasado nada. Se movió pero no tanto.
    A mí no me gustan los terremotos, pero creo que ya me acostumbré 🙂
    Muchas gracias por el comentario.
    Un cordial saludo.

    Macarena,
    De nada. Vivir en un país que no es el propio es bastante duro, pero con un poco de paciencia, creo que podemos adaptarnos a muchas situaciones, ¿no crees?
    Un cordial saludo y gracias por la visita.

    Isabel,
    Tu granito de arena no solo lo pones en tu blog, también en éste y en otros, a través de los comentarios. Y es algo que tengo que agradecer.
    Si no sabes cómo, cuándo y dónde … es porque lo haces de corazón 😉
    Besitos**

    neki,
    Tienes razón, a veces no sabemos cómo hacerlo, pero yo pienso que sin darnos cuenta lo estamos haciendo, y tú … lo has hecho 🙂
    Un abrazo.

    Menel,
    Muchísimas gracias por tus palabras. Me alegro que te haya gustado la entrada.
    Un cordial saludo y gracias por la visita.

    LadyMiyuki,
    Entiendo lo que querés decir y es verdad, en Japón también hay gente que espera que otros lo hagan 😉
    Un abrazo.

    Ivan,
    Me alegro que te haya gustado la anécdota.
    Un cordial saludo.

    corsaria,
    ” En ocasiones nos empeñamos tanto en ver nuestro yo, nuestras necesidades particulares, que olvidamos que nos rodean otras personas ”
    Sabias palabras … como siempre 😉
    Besos** corsaria san.

  4. Martha Yolanda dijo:

    Hola Nora:
    Disculpa la tardanza, ¡por supuesto que la puedes utilizar!, fueron algunas anéctodas que pasamos y son gestos que se agradecen de todo corazón.
    Esa fué la segunda anécdota, la primera fué cuando pisamos por primera vez Japón… (la maleta de mi hermana no llegó con nosotras) jijiji, inolvidables experiencias…
    Gracias por lo que nos ofreces.
    Feliz fín de semana, recibe un fuerte abrazo.

  5. nora dijo:

    Martha Yolanda,
    ¡Muchísimas gracias! 🙂
    Un fuerte abrazo.

  6. Algunlugar dijo:

    Hola Norita! Ufff! Me ha gustado mucho esta entrada. Se me humedecieron mis ojitos. La fama que tienen los japoneses de que son frios no es verdad, puesto que no todos son asi.
    En mi caso, he tenido muchas experiencias con gente que me ha ayudado, Y yo, en retribucion, siempre trato de hacer lo mismo con otras personas. Hace poco, por ejemplo, un amigo me pidio que lo llevara a un video rental. Yo me quede en estacionamiento esperando, en eso, note que el carro que estaba al lado no encendia el motor. La señora, por mas que le daba, no arrancaba. Yo siempre llevo conmigo los cables que se usan para cargar la bateria, asi que me ofreci ayudarla. Pleno invierno, con viento fuerte y helado, la señora acepto, hice la conexion y el motor arranco. La señora, agradeciendo y disculpandose muchas veces me pidio mi nombre y mi telefono. No se lo di. Solamente le dije que si alguna vez ve a alguien en problemas que le ofrezca su ayuda e igual como mencionas en tu entrada, que la cadena continue. Te imaginas un mundo asi? Todo seria distinto, no?
    Gracias Norita, por esta entrada.
    Un abracito de osito para ti.

  7. Algunlugar dijo:

    Perdon! Me olvide mencionar que le dije a la señora que se compre una bateria nueva! jajaja.

  8. nora dijo:

    Algunlugar,
    Qué linda anécdota, espero que la cadena continúe.
    Un abracito de osito y gracias a tí por leerla y compartirla.

  9. MikOv dijo:

    este tipo de cosas habitualmente no se pregonan, porque si lo decimos es como anuncio a comercializar, eso le da matices de superficialidad, artificial, insipido y ‘plastico’? 😛

    mejor quedarse con el corazon y su calido palpitar, el amor y la felicidad y de ello henchido de pies a cabeza, en plena sinceridad, y lo brindado sea una realidad y no artificio 😀

  10. nora dijo:

    MikOv,
    Pienso igual que tú 😉
    Un abrazo.

  11. demian dijo:

    ohayo nora.
    dos historias inspiradoras, lo de tu primo… tu familia debe ser extraordinaria y estaba pensando que gracias a tu puente esa cadena de agradecimiento pueda crecer un poquito más.
    un abrazo

  12. nora dijo:

    demian,
    Gracias a todos ustedes, la cadena se está haciendo cada día más larga, y espero que siga así, para poder comprendernos de una manera amistosa.
    Un abrazo y gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *